viernes, 22 de mayo de 2015

Diáloco

“-Oye, Pepito, he venido a darte las gracias por lo que dijiste de mí.
-¿Qué hablé bien de ti?
-Sí, le dijiste a Gretel que yo era el más veloz de todos, ¿no?
-¡Ah, no! Parece que hubo un malentendido. Yo no dije que eras “un as corriendo”. Dije que eras “un asco riendo”, que es otra cosa.
-¡¿Qué?! ¡Pues entonces he venido a hacerte tragar tus palabras!
-¿Ah? ¿Y esa violencia, Juanito?
-¡Es que no voy a permitir lo que dijiste!
-Mira, Juanito, cálmate. Todo se puede resolver dialogando.
-Sí, tú lo dices porque yo soy más fuerte y no te conviene pelear…. ¡Porque eres un fideo amorfo en dos patas!
-¿Ah, y tú? ¡Que eres más débil que un hilo de coser después de un año a la intemperie!
-¿Yo? ¡Si yo tengo el cuerpo de un atleta!
-Pues mejor devuélveselo. Le estás haciendo perder la forma.
-¡Búrlate! Pero no puedes tapar el sol con un dedo. ¡Toca mis músculos! ¡Mira! ¡Son como papas!
-¡Ah, sí! Como puré de papas, querrás decir. ¡Si tú nunca has ejercitado esos musculitos, Juanito!
-¡Mira quién habla! ¿Y cuándo tú has hecho ejercicios? ¿Cuándo tú has ido a un gimnasio? ¿Eh?
-Yo fui una vez y nunca más iré. Lo único que hicieron fue ponerme a reflexionar.
-¿A reflexionar?
-Sí. Me hicieron hacer flexiones repetidas veces y me fui. Además, me di cuenta que a mí no me hace falta hacer ejercicios, porque soy fuerte por naturaleza.
-¡No me hagas reír, Pepito! ¿Tú, fuerte?
-¡Yo, sí! Con decirte que yo puedo levantar un elefante con una sola mano.
-¡No te creo!
-¡Ah, no! Muy bien, tráeme un elefante que tenga una sola mano y te muestro…”

Los diálocos de Pepito de Pepe Pelayo
Editorial Alfaguara Infantil

sábado, 31 de enero de 2015

Mindfulness (conciencia plena)

Técnica de relajación muy buena para la fonación y relajación muscular, alivia el estrés, la ansiedad y los dolores tanto físicos como emocionales.

sábado, 27 de septiembre de 2014

Lenguaje

Se llama lenguaje a cualquier tipo de código semiótico* estructurado, para el que existe un contexto de uso y ciertos principios formales.
El lenguaje humano se basa en la capacidad de los seres humanos para comunicarse por medio de signos.
Un signo es una entidad que para alguien remite a otra cosa.
Existen signos naturales y signos convencionales.
Los signos naturales son los descubiertos por el hombre, ej.: humo_ fuego.
Y los convencionales son creados por el hombre, ej.: el lenguaje.

El hombre como animal simbólico - Ernst Cassirer

Círculo funcional

Sistema receptor: Recibe el estímulo del mundo exterior.
Sistema simbólico: Piensa, elabora y luego responde.
Sistema efector: Reacciona al estímulo.

Cada ser vivo tiene su forma única, peculiar para adaptarse al medio y son intransferibles.

Entre el hombre y la realidad está presente el mundo simbólico.


El hombre frente a la realidad realiza una conceptualización y valoración sobre lo que percibe. Una vez que el hombre se enfrenta a la realidad comienza a desarrollar un lenguaje articulado, ya no se relaciona de forma inmediata sino que lo hace a través de un complejo proceso de pensamientos, llenos de significados.

Para tomar al hombre en su totalidad debemos definirlo como animal simbólico.

Ese mundo artificial al cual se refiere E. Cassirer está formado por mitos, religión, arte y lenguaje, es decir, la cultura en general.
El lenguaje demuestra la capacidad que tiene el ser humano para comunicarse y transformar el mundo. Las palabras son símbolos que representan conceptos, y estos, a su vez, se refieren a cosas del mundo exterior (objetos) e interior (sentimientos). La característica fundamental del símbolo es que tiene aplicabilidad universal.

Niveles:
a) Lenguaje emotivo
b) Lenguaje proposicional_ ya no es un signo, es un símbolo

El resto de los animales no puede tener un lenguaje proposicional, ya que no puede darle un significado a las cosas.

Variabilidad: Con esta palabra se refiere al hecho de que cada objeto puede ser representado por más de un símbolo, ej.: los idiomas.

El signo o señal es un operador, es decir, produce en quien lo recibe una reacción, ej.: la campana hace que el perro segregue saliva, una reacción inmediata.
El símbolo es un designador, es decir, representa un significado a ser comprendido por el intérprete que desencadena o no una conducta.

El hombre es el único que puede abstraer concepto.


*Semiología: Teoría general y ciencia que estudia los signos, sus relaciones y su significado.
Ciencia que se ocupa del estudio de los signos en una comunidad, de la cual forma parte la lingüística.

viernes, 15 de noviembre de 2013

El chupete y el habla del bebé

El uso del chupete puede perjudicar al habla de los niños

Es necesario estar atentos cuanto a los problemas que pueden causar el uso descontrolado del chupete. Está comprobado, a través de muchos estudios, que el chupete puede comprometer a la dentición y favorecer la incidencia de bacterias. Pero el problema puede que vaya más allá pues al comprometer a la dentición, consecuentemente perjudicará al habla del niño.

El chupete y el desarrollo del lenguaje en bebés

Para una correcta articulación de los fonemas, es necesario que el niño tenga una boca normal, es decir, con los dientes bien encajados. Los chupetes también pueden hacer que el bebé se acostumbre a respirar por la boca, alterando así la producción de los sonidos.
Eso ocurre porque el bebé que mama en el pecho desarrolla la musculatura responsable por los movimientos de succión, deglutinación y respiración. Los que usan el biberón no necesitan hacer tanto esfuerzo para chupar la leche.
El ministerio de salud de Brasil determinó que los fabricantes de chupetes y biberones serán obligados a alertar al consumidor sobre los problemas causados por el uso del producto. Los productos deberán llevar una etiqueta con una advertencia: "El Ministerio de Salud informa. El niño que mama en el pecho no necesita de biberón o chupete.
El uso de esos productos perjudica al amamantamiento, y su uso prolongado perjudica a la dentición y al habla del niño". Lo que se pretende con eso es concienciar a la población sobre el posible mal causado por los productos.

La edad sugerida para que deje el chupete es aproximadamente a los 2 años de edad.